Athletic saca una victoria 3-2 muy disputada ante el Rayo Vallecano.

91

Los rojiblancos se colocan séptimos tras derrotar a un bravo Rayo Vallecano. (Foto © AthelticClub Twitter)

 

Athletic y Rayo ofrecieron un partido bravo, sin concesiones y con emoción hasta el último segundo. Puro fútbol. El partido estuvo marcado por el VAR, que tuvo que intervenir hasta en tres ocasiones para corregir la decisión de Martínez Munuera. Más de las que serían deseables.

El Athletic tuvo que trabajar mucho para llevarse los tres puntos ante un Rayo Vallecano que acabó el partido con un hombre menos por expulsión de Advíncula en el minuto 52 de partido. Con esta victoria se mete de lleno en la pelea por Europa. El Rayo, por su parte, sigue inmerso en el pozo de la clasificación, pero si mantiene el nivel demostrado en San Mamés, tiene motivos para creer en la salvación.

Athletic y Rayo saltaron al césped de San Mamés conscientes de lo que había en juego. Europa y la permanencia en Primera. Ahí es nada. En la primera jugada del partido el Athletic se adelantaba en el marcador después de que Amat desviara a la red un potente remate de Williams. Sin la intervención del defensa rayista ese disparo no hubiese ido entre los tres palos.

El tanto rojiblanco trajo la tempestad. Fueron cinco minutos seguidos de asedio continuado sobre el área rayista. Llegadas por ambas bandas, centros al área buscando las cabezas de Raúl García y Williams. El Athletic quería resolver el partido por la vía rápida.

Se acababa la primera parte cuando Álex Moreno lograba hacer justicia marcando el tanto del empate. El extremo empaló un perfecto envío de Bebé haciendo inútil la estirada de Iago Herrerín.

En la reanudación Iñaki Williams hacía el segundo tanto de su equipo a los cinco minutos. Entre tanto se estaba fraguando una jugada que iba marcar decisivamente el devenir del encuentros. Advíncula había sido amonestado en el 49′ por sacar a pasear el brazo en una pugna por el balón con Raúl García. Tres minutos después volvía a hacerlo con Yuri y era expulsado.

El Rayo acusó jugar con un futbolista menos, pero seguía buscando la portería de Iago Herrerín. El ímpetu rayista lo aprovechó el Athletic para crear peligro a la contra. Así llegó el 3-1 obra de Raúl García. Parecía que era la sentencia, pero Raúl de Tomás recortó distancias a falta de cinco minutos para el final.

Texto: marca