Ferrari es uno-dos en la pole de Bahrein.

157

El piloto alemán de Sebastian Vettel de la escudería Ferrari felicita al monegasco y compañero de equipo Charles Leclerc en el circuito de Sakhir, Baréin. (Foto © EFE/EPA)

 

Charles Leclerc (Ferrari) confirmó su gran progresión y saldrá primero este domingo en el Gran Premio de Bahrein, el segundo del Mundial de Fórmula Uno, que se disputa en el circuito de Sakhir, donde situó por primera vez en la historia de la categoría reina del automovilismo a Mónaco en una ‘pole’.

El Principado de la Costa Azul, santo y seña de la Fórmula Uno, presente, salvo en tres de sus primeras ediciones, en todos los Mundiales, organizando la posiblemente más reputada carrera del año, ya tiene un piloto de plenas garantías. A los 21 años y tras haber sido el mejor debutante del curso pasado, Leclerc firmó la primera gran ‘pole’ de su carrera y apuntará a su primer triunfo entre los mejores en el circuito del desierto de las afueras de Manama, la capital del reino del archipiélago arábigo.

Leclerc, el mejor en el primero y en el tercero de los ensayos libres, en los que secundó al cuádruple campeón mundial alemán Sebastian Vettel (2010-13, con Red Bull), su ‘teórico’ jefe de filas, en la sesión nocturna del viernes, presentó su candidatura a la gloria este sábado, encabezando todas las tablas de tiempos del día. Saliendo al rescate, en la noche bareiní, de Ferrari; que, tras un flojo estreno en Australia, hace dos domingos -donde él fue quinto, justo detrás de ‘Seb’- afrontará la segunda carrera desde una primera fila íntegramente ‘roja’.

El monegasco fue mejorándose durante toda la jornada y, después de ser el más rápido en la primera ronda de la calificación -en la que fue eliminado el alemán Nico Hülkenberg (Renault)- voló de nuevo en la segunda (Q2). En la que se quedó fuera el mexicano Sergio Pérez (Racing Point), que arrancará desde el decimocuarto puesto al que parece haberse abonado durante casi todo el fin de semana; y en la que el español Carlos Sainz ya evidenció que estaba ante una sensacional jornada para McLaren, que, después de mucho tiempo, volvió a festejar a sus dos pilotos en la Q3.

Sainz -que ‘heredó’ el volante del coche de Woking de su compatriota el doble campeón mundial asturiano de F1 Fernando Alonso, triunfal ahora en otras categorías-, fue sexto en la Q2, mejorando en tres posiciones su clasificación en el último entrenamiento libre; y saldrá séptimo, en una carrera en la que su compañero, el debutante inglés Lando Norris, arrancará décimo.

El hombre del día, no obstante, fue Leclerc, a quien nadie hubiese mejorado en sus últimos intentos de la cronometrada principal. En la que fue él el que dio un nuevo golpazo enorme al bajar su propio crono en su última vuelta.

El monegasco cubrió en su giro de despedida los 5.412 metros de la pista de Sakhir en un minuto, 27 segundos y 866 milésimas, 294 menos que Vettel, cuyas cuatro victorias en Baréin -incluidas las de los dos últimos años- no iguala nadie.

Ferrari se resarció de su débil estreno en ‘Down Under’ y relegó a la segunda fila a los dos pilotos de la hasta ahora dominante Mercedes, el quíntuple campeón del mundo inglés Lewis Hamilton -tercero, a 324 milésimas- y el finlandés Valtteri Bottas, líder del Mundial tras ganar en Albert Park, que acabó cuarto este sábado.

El holandés Max Verstappen (Red Bull) -quinto- y el danés Kevin Magnussen (Haas) tomarán la salida desde la tercera fila, justo delante de Sainz, que se tuvo que retirar en Australia, al romper el motor de su McLaren; y que buscará mucho mejor suerte en el desierto.

El talentoso piloto madrileño arrancará séptimo en la segunda de las 21 carreras que conforman el Mundial; en la noche de Baréin, a las cinco y diez de la tarde en horario peninsular español (15:10 horas GMT).

Ferrari apunta a lo más alto, pero se enfrenta a un dilema en la pista de las afueras de la capital del pequeño estado que bañan las aguas del Golfo Pérsico y que ejerce de corazón financiero de la península arábiga.

Una hipotética victoria Leclerc, quinto en Australia, donde los responsables de la ‘Scuderia’ -que ganó su último título en 2007, gracias al finés Kimi Raikkonen (ahora en Alfa Romeo, la antigua Sauber), con el que el monegasco intercambió asientos este año- le impidieron adelantar a Vettel, apuntaría a que en Maranello podría haber dos gallos en el mismo corral.

Texto: EFE