Italia pone fin a ocho años sin un piloto titular en la Fórmula 1.

120

Antonio Giovinazzi, en la presentación del Alfa Romeo Racing C38. (RUBIO/MARCA)

 

El estreno hoy de Antonio Giovinazzi al volante del Alfa Romeo C38 en la segunda jornada de pruebas de pretemporada marca un día importante para el automovilismo italiano, ya que se pone fin a ocho años de sequía del país transalpino en la Fórmula 1.

Desde la temporada 2011 no hay un italiano al volante de un monoplaza de la máxima categoría del automovilismo mundial. El último con esa responsabilidad fue Jarno Trulli, en su temporada final con Lotus.

Posteriormente a esa fecha, sólo el propio Giovinazzi ha portado la bandera tricolor en un F1, en las dos carreras que disputó a bordo del Sauber C36 al inicio de la temporada 2017. «Estoy orgulloso de ser el primer italiano después de ocho años, pero también siento la responsabilidad por la ilusión que tienen los tifossi. La carrera de Monza será un momento muy especial este año. Estoy muy feliz de disputar mi primera temporada como piloto titular con una marca italiana», explicaba el tarentino antes de subirse al monoplaza por primera vez.

 

Fuente: marca.com