Tiger Woods 2 golpes por debajo del líder en el Masters de Augusta.

35

Tiger Woods sonríe al retirarse del 18vo hoyo durante la tercera ronda del Masters en Augusta. (AP Foto/Chris Carlson)

 

Francesco Molinari bloqueó el sábado todo el alboroto que causó la presencia de Tiger Woods en la tabla de líderes del Masters y jugó de manera sólida.

Molinari no tuvo un solo bogey por segundo día consecutivo en Augusta National y sacó provecho de un campo blando por la lluvia para concluir con 66 golpes, seis bajo par, dándole al campeón del Abierto Británico una ventaja de dos impactos de cara a un domingo como nunca se había visto en el Masters.

Debido al pronóstico de fuertes tormentas, la ronda final comenzará desde muy temprano y los jugadores abrirán en grupos de tres desde los hoyos 1 y 10, con la esperanza de concluir la ronda antes de la llegada de la lluvia.

Eso coloca a Woods en el grupo final de un major por primera vez desde el Campeonato de la PGA de 2009 en Hazeltine, en donde perdió ante Y.E. Yang una ventaja de dos golpes en el último día.

Woods concretó tres birdies seguidos en la primera mitad de su ronda y finalizó con tres birdies en sus últimos seis hoyos para una tarjeta de 67, su mejor anotación en el Masters desde la ronda final de 2011. Junto a ellos estará Tony Finau, quien este año se encuentra saludable después de sufrir una lesión en el tobillo el año pasado. Fue parte de un sábado histórico en el que tres jugadores terminaron con 64.

Para el torneo, el italiano Molinari está 13 bajo par, 203, dos golpes delante de Woods y Finau.

“Obviamente, está jugando de maravilla”, dijo Molinari sobre Woods. “Pero hay muchos que están jugando grandioso. Me gustaría tener que preocuparme solo de él. Creo que son varios los que van a venir mañana con aspiraciones”.

Otro golpe detrás está Brooks Koepka, quien ha ganado tres de los últimos seis majors y terminó con 69 a pesar de firmar cuatro bogeys.

Woods ha ganado sus 14 majors después de terminar la tercera ronda en ventaja de cara al domingo. Llega con algo de ímpetu, después de haber sido contendiente en los últimos dos majors.

“Ha pasado mucho tiempo desde que fue contendiente aquí”, dijo Woods. “Pero, de igual forma, los últimos dos majors han servido de algo. He estado en la conversación para ganar majors los últimos dos años, así que eso ayuda”.

Molinari sabe del tipo de ambiente que causa Woods en un major. Jugó a su lado la última ronda de Carnoustie el año pasado, en donde Woods estuvo brevemente al frente pero el italiano nunca titubeó, con otra ronda libre de bogeys para quedarse con su primer major.

texto: AP